• David Acevedo Gómez l Director de proyectos

La Energía Solar como Aliado de la Reactivación Económica


Paneles Solares Colombia

La energía solar ha propiciado la aparición de nuevos modelos de negocios que van desde el leasing financiero hasta el alquiler tecnológico, pasando por contratos de venta de energía entre otros.

En época de pandemia, la gran mayoría de nosotros, nos hemos visto obligados en menor o mayor manera a frenar e incluso parar por completo nuestras maquinarias para acoplarnos a lo que es una nueva realidad. Pero en ningún momento de estos meses de nueva normalidad el sol ha parado por un segundo.

La energía solar ha venido creciendo en su porcentaje de participación de la matriz de nuestro país con la aparición de parques solares liderados por las grandes compañías del sector energético. Pero a su vez ha permitido también el surgimiento de nuevas oportunidades en los techos de la industria local para actuar como agentes de cambio y democratización energética, generando su propia energía, en un ejercicio conocido como autoconsumo o incluso llegando a vender la energía generada excedente que no uso durante su proceso.


Es decir, la energía solar apalancada en las nuevas normatividades y regulaciones, le ha legitimado al consumidor el convertirse en productor y vendedor de energía, siendo conocido de ahora en adelante como el prosumidor. Todo esto es posible ya que en el país existen leyes y normas que incentivan el uso de energía solar buscando convertirlo en un bien de consumo masivo en el país.



Por un lado, hay una serie de beneficios de orden tributario que le permiten a personas jurídicas descontarse parte de su inversión en sus estados financieros a través de la depreciación acelerada del activo en 5 años, ahorrarse hasta el 50% de la inversión en los próximos 15 años, en su declaración de renta vía descuento a su renta líquida y ahorrarse impuestos de IVA y arancel, tal como está consignado en la Ley 1715 de 2014. Adicional a esto, existe la resolución CREG030 de 2018 que permite que el usuario venda la energía que genera y no logra consumir al operador de red o comercializador logrando así utilizar la red como un banco de energía donde puede cruzar en la noche lo que entrego como excedentes en el día, o incluso generar más del 100% de su consumo para percibir algunos réditos de su inversión en paneles solares.


Adicionalmente, toda la ola de revolución energética impulsada por la fuerza de la energía solar ha propiciado la aparición de nuevos modelos de negocios que van desde el leasing financiero hasta el alquiler tecnológico, pasando por contratos de venta de energía entre otros.


Ahora imagínese por un momento que si toda su maquinaria hubiera estado quieta debido a que usted no entraba en las excepciones regulatorias de la cuarentena nacional y de las paulatinas activaciones económicas sectoriales, su techo hubiera seguido generando dinero para su compañía, o a las personas que debimos improvisar oficinas en nuestras casas, ese mismo techo hubiera producido la energía suficiente para que nuestras facturas, y bolsillos, no se hubieran visto afectados por los incrementos en los consumos de energía, y es que aunque alrededor existen demasiados mitos sobre el funcionamiento de esta tecnología, el desarrollo de la misma y mi experiencia, me permite asegurarle que no hay ningún tipo de electrodoméstico, maquinaría, equipo o instrumento que no pueda ser alimentado por la energía del sol. Lo más importante para asegurar su inversión, es contratar un equipo de profesionales, expertos en esta tecnología.



Hace diez años, cuando llegué a esta industria, escuché por montones otro mito que es importante derrumbar: el costo. Algunas personas, en su mayoría incautos o desconocedores, aseguran que aún es muy cara y pronto bajará su costo. Yo puedo contarle que hoy un sistema, en dólares, puede valer fácilmente un 60% menos que en 2012, aunque en nuestra economía no se ha visto estas reducciones debido a la debilidad mostrada por nuestra moneda en ese mismo lapso de tiempo. Hoy las opciones son infinitas para que su techo se vuelva color azul y empiece a usar la energía que ya no es del futuro si no de hoy.



¡Gracias por tu mensaje!